He contemplado un tanto perplejo desde la noche electoral los análisis sobre los resultados en Cataluña, y no deja de sorprenderme que haya alguien a quien le sorprendan. Aunque hace un par de años me propuse seriamente escribir sobre este tema, reconozco que me ha podido la pereza: este es un debate decimonónico. Léase literalmente la expresión, porque estamos discutiendo de asuntos conceptualmente bastante superados: la idea de que la Nación es el fundamento del Estado, en el mundo globalizado actual y en un país como el nuestro, es como reclamar la vigencia de derechos feudales en el Manchester de la Primera Revolución Industrial.

No había sorpresa posible en las elecciones catalanas porque no había ningún elemento en el marco interpretativo general que rompiera el discurso de los principales agentes políticos involucrados. En consecuencia, los electores, atrapados en una creciente polarización, han consolidado la situación dado que se han bloqueado todos los mecanismos para cuestionar críticamente la situación.El marco interpretativo es el conjunto de elementos que orientan nuestra forma de ver un conjunto de hechos: el sentido que les demos es cosa de nuestras emociones, pero la dirección viene poderosamente condicionada por ese marco. Y lo cierto es que el marco de la crisis catalana lo ha definido la derecha: nos han construido un contexto de conflicto emocional y de identidades, en el que no tienen cabida ni los hechos reales ni el razonamiento.

De ahí que el ganador de estas elecciones sea la derecha, y todos los partidos de izquierda han quedado o bien arrinconados (PSC y Comunes) o sometidos (ERC) o sin identidad y probablemente sin futuro (CUP). Hace un par de años, los dirigentes de ERC se las prometían muy felices, con una CiU en descomposición por los escándalos de corrupción. Ahora son cómplices de los mismos, así como de las políticas neocon practicadas, y no tienen margen de maniobra para otra cosa que no sea apoyar al único partido en España que compite en corruptelas con el PP. Es cierto que la solución ha de venir de un enfoque transversal desde la izquierda (tanto Iceta como Domenech aciertan en el planteamiento), pero no será esta vez. Lo que está claro es que los dos principales responsables de la actual situación no parece que vayan a cambiar de forma de actuar, mas que nada porque les afecta personalmente: Puigdemont porque ha salido ganando aun cuando es consciente que no va a ninguna parte, Rajoy porque reconocer su derrota conduciría inexorablemente a su fin. De los dos, es Rajoy sin duda el que está seriamente tocado, y sin embargo nadie, mucho menos en su propio partido, se plantea su necesaria sustitución. Ese sería un primer paso positivo y, desde luego, sí seria una sorpresa.

Anuncios

Al acabar este año, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) va a despedir a 90 científicos, cancelando sus proyectos de investigación y haciendo que la ciencia española de un nuevo paso atrás. No será el único caso, afecta a más centros de investigación, y coincide con la situación de estrangulamiento de la Plataforma Solar de Almería, el mayor centro en investigación solar de Europa.

Read More

Aunque las asociaciones ecologistas tienen gran capacidad de difusión y son capaces de fijar la atención pública en algunos problemas ambientales, lo cierto es que la regla es que estos pasen desapercibidos hasta que pasa algo grave (los ejemplos abundan) o se hace una acción espectacular. Obviamente, vivimos en momentos en los que es complicado mirar a otras cosas que no sea el “monotema catalán”, y tal vez por eso el gobierno ha iniciado los pasos para una modificación legislativa inquietante.

Read More

Aunque toda la atención de los últimos meses ha estado centrada en el problema de la estructura territorial del Estado, lo cierto es que tenemos en este país otros más importantes, a los que obviamente no se les dedica ni un minuto de reflexión… hasta que explotan en nuestras manos. Es lo que ha sucedido este fin de semana en Galicia, y no sólo allí, con los incendios forestales. El área afectada estos días es más amplia, pues habría que incluir también Asturias y León, y no puedo dejar de pensar en el gran incendio con el que abríamos la temporada en la no muy lejana Sierra de la Cabrera.

Helicóptero en tareas de extinción

Read More

A comienzos de este año nos enteramos de un proyecto que desde su misma concepción ha generado debate, cuando no polémica. Se trata del plan de una cooperativa navarra de construir una granja con capacidad para 20.000 vacas lecheras en Noviercas (Soria). Para los urbanitas cabe señalar que una explotación estaría en la media regional con 50 de ellas (la media nacional esta 10 por debajo), así que hablamos de una megainstalación de ganadería industrial.

Read More

Al parecer, este verano va a convencer a más de uno sobre la realidad del cambio climático. El desorden climático y los fenómenos asociados son ya tan evidentes que no hay forma de mirar para otro lado. Esto podría ser una buena noticia, si no fuera porque llegamos bastante tarde. No es que quiera ser pesimista, es lamentablemente la cruda realidad, y eso no quiere decir que podamos tirar la toalla: mitigar, reducir emisiones, es esencial para que las cosas no empeoren aun más. Para saber hasta qué punto estamos mal, sugiero el reportaje de eldiario.es en torno a los incendios, en el que se podrá apreciar cómo una política territorial equivocada se termina pagando.

cereal

Ahora nos enfrentamos a incendios voraces y tormentas devastadoras, y esperaba encontrarme en las redes debates sobre la relevancia de la adaptación frente a la mitigación, sobre si son preferibles políticas transversales frente a sectoriales… y me he encontrado con una pregunta perturbadora ¿es la democracia una forma de gobierno adecuada para afrontar el desafío climático?

Read More

La celebración del Orgullo, un fasto comercializado globalmente que no ha hecho que se olvide su carácter reivindicativo pese a todo, ha coincidido (entiéndase la ironía) con la propuesta legislativa de Ciudadanos sobre maternidad subrogada. En principio son dos fenómenos independientes, pero reconozcamos que han sido vinculados por un hecho común: el poderoso papel del dinero como vía de normalización.

Read More