La celebración del Orgullo, un fasto comercializado globalmente que no ha hecho que se olvide su carácter reivindicativo pese a todo, ha coincidido (entiéndase la ironía) con la propuesta legislativa de Ciudadanos sobre maternidad subrogada. En principio son dos fenómenos independientes, pero reconozcamos que han sido vinculados por un hecho común: el poderoso papel del dinero como vía de normalización.

Que la comunidad LGTBI tenga un día de reivindicación me parece una necesidad, y lo será mientras reconocer abiertamente con quien se tienen relaciones pueda suponer una discriminación. Creo que no hace falta insistir mucho en recordar que en medio mundo lo que te juegas al salir del armario es la libertad y la vida. En España, un amplio sector hostil a la igualdad ha encarrilado su aceptación por la vía del negocio; ahí, el caso de la exalcaldesa de Madrid, Ana Botella, es canónico. Esta fórmula neoliberal tiene las limitaciones propias de todo lo que se base en la comercialización: solo vale para quienes se lo pueden permitir. En la medida en la que la orientación sexual no garantiza un nivel de renta, la “normalización” parece que sólo se dirige a jóvenes, guapos y con dinero. Así pues, cabe concluir que queda bastante lucha, porque la mayoría del colectivo no entra dentro de esos parámetros.

Y en estas razones estábamos cuando Ciudadanos presentó su proposición sobre “maternidad subrogada”, alzando sobre los tejados madrileños la bandera de la libertad… e intentando que el color naranja destaque sobre el conjunto del arco iris. El enfoque de los nuevos liberales de Albert Rivera es impecable, al menos en principio: las mujeres tienen derecho a decidir sobre su cuerpo, y por extensión pueden gestar cuando consideren. Por otra parte, hay personas que desean un hijo y no pueden (y ahí un guiño al colectivo LGTB, claro), y están en su derecho, y… ¿por qué no va a poder una mujer gestar para otros que no pueden? Desde Ciudadanos entienden que ha de haber algunas restricciones, por ejemplo la mujer que lo haga ha de tener más de 25 años y la gestación ha de ser altruista, no puede haber contrapartidas económicas. Y así sobre el papel suena bien, es una propuesta que tiene el suave encanto del viejo liberalismo.

Pero descendamos a la cruda realidad, y obviemos el hecho de que ya hay miles de niños que necesitan una familia que les acoja, lo que hace cuestionable el deseo de ser padre o madre de muchos. Cabría olvidar también que la maternidad no es un derecho humano, sino una capacidad biológica no necesariamente bien repartida (cuantos hay que lo han sido y no deberían). Si olvidamos esas dos cosillas, queda pendiente la propia condición de Ciudadanos: ¿hay alguna forma realmente eficaz de controlar el altruismo? Mucho me temo que si esta propuesta sale adelante florecerán las clínicas altruistas dedicadas a atender a madres altruistas que gestan para padres altruistas que pagan minutas no tan altruistas de esas clínicas, que a la postre solo quieren el bienestar de todos (en especial sus accionistas).

Una gestación y un parto no son procesos triviales, industrializables, sin riesgos, y salvo casos realmente excepcionales no hay forma de entender esta “maternidad subrogada” si no es con el contundente y esclarecedor nombre de “vientre de alquiler”. Es fácil entender que esta propuesta conduce a convertir la maternidad en un mero proceso biológico desconectado de la vida de la mujer que lo soporta, y potencialmente comercializable, y me resulta imposible pensar en una que, con recursos y buena salud, vaya a querer hacerlo. Y sin embargo parece muy sencillo ese mecanismo para explotar, por una vía más, a las mujeres, con la excusa precisamente de su libertad.

No es que sea una sorpresa, pero parece que estaba esperando el momento. Como si supiera que hoy es el Día Mundial del Medio Ambiente, el presidente de los Estados Unidos decidió conmemorarlo anunciando hace un par de días que va a iniciar el proceso de retirada de su país del Tratado de París. En el fondo, es sólo un aspecto formal. Lo cierto es que la tímida política climática de Obama ya había empezado a ser desmantelada, y más allá de firmarlo o no, lo relevante del tratado es su cumplimiento a través de políticas concretas. Lo que son las cosas, de esta forma Estados Unidos se pone en el mismo nivel que Nicaragua y Siria, que son (eran) los únicos que no han firmado el Tratado. Desconozco las razones por las que ambos gobiernos no lo han hecho, aunque en el caso de Siria puedo llegar a entenderlo. Ahora bien ¿Significa esto que la lucha contra el cambio climático ha fracasado? Bueno, aunque es un revés duro, mi respuesta es no.

Read More

Este verano, podríamos quedarnos sin hielo en el Ártico, algo que no sucede desde hace miles de años. Desde una perspectiva estrictamente científica, esto significa que las predicciones del IPCC son extremadamente conservadoras (esto no iba a producirse tan pronto); desde una perspectiva política, esto significa que tenemos mucho menos tiempo del que creíamos. En poco más de un mes conmemoramos el día mundial del medio ambiente, y no parece que tengamos mucho para celebrar.

Read More

Y por fin llegaron las primarias socialistas. La falta de visión estratégica de la que han hecho gala los gestores del PSOE es significativa, pues habiendo podido solucionar el conflicto abierto con rapidez, han preferido dilatar los tiempos. Es un clásico de los últimos años, dicho sea de paso, porque Rubalcaba estuvo jugando tres años al “vamos a renovarnos” y… estas son las consecuencias.

Read More

En un cierto sentido, llevamos un arranque de año que casi podríamos denominar “medieval”: acompañando al fanatismo islamista, al que parece que ya descontamos toda clase de enfoques segregadores de la condición humana, el cristianismo ultra parece que ha despertado en España con el “incidente del autobús”. Tal vez esto sea una ingenuidad por mi parte, porque alguno me dirá que el integrismo cristiano no se ha dormido nunca. En Estados Unidos ha llegado a la vicepresidencia, en España los obispos hacen sus declaraciones acogiéndose a una libertad de expresión de la que no gozan quienes tienen una visión opuesta a sus planteamientos, y encima se puede apreciar como no somos los que peor estamos en Europa en este terreno.

Read More

Trump ha llegado a la Casa Blanca como era de prever, y ha quedado claro enseguida que cualquiera que pensara en un atemperamiento en cuanto se aproximara la fecha de la investidura es un ingenuo. Nuestra idea de un sujeto político peligroso ha quedado marcada por los clásicos tiranos y genocidas del siglo XX, y tal vez eso nos impide ver las nuevas tipologías modernas. Por otra parte, deberíamos tener también una cierta perspectiva temporal: recordemos a Milosevic, nadie le consideraba un monstruo en la Yugoslavia de finales de los 80.

the-white-house_0

Read More

El último mes del año 2016 ha sido particularmente fructífero (entiéndase el sentido irónico) en lo que a las consecuencias ambientales negativas de nuestras acciones respecta. Ahora, en Madrid, la situación de la contaminación atmosférica es tan grave que se han impuesto restricciones de tráfico (en realidad no es peor que en otros años, solo que esta vez el ayuntamiento si se ha atrevido a tomarlas), pero aun están llenas de lodo muchas calles en otras ciudades: las pasadas lluvias torrenciales han tenido como consecuencia inundaciones, daños graves e incluso víctimas mortales.

GRA113. VERA(ALMERÍA), 29/09/2012,- Una mujer pasa junto a varios vehículos arrastrados por las lluvias torrenciales caídas en las últimas horas en la localidad almeriense de Vera. Diez personas han muerto en las regiones de Andalucía y Murcia y cientos han tenido que ser evacuadas como consecuencia de las lluvias torrenciales registradas en estas comunidades autónomas y que han causado importantes destrozos. EFE/Carlos Barba

Read More