La deducción del ladrillo

Aunque ahora todos los comentaristas están concentrados en determinar quien ha ganado el debate parlamentario, prefiero centrarme en una de las propuestas más importantes del conjunto de las planteadas. En concreto, en la supresión de la deducción por compra de vivienda. Posiblemente sea el paso más importante para acabar con un modelo económico que ya se ve periclitado, pero del que debemos deshacernos definitivamente cuanto antes.

La deducción es, aparentemente, beneficiosa para los compradores. Supone un incentivo permanente a la inversión en vivienda, si bien de forma ligeramente regresiva. En todo caso, fomenta el endeudamiento y fortalece la adquisición como forma de tenencia de vivienda, en detrimento del alquiler. Por otra parte, dado que los vendedores descuentan el incremento de capacidad de compra, introduce un factor inflacionario adicional.

La medida es bastante menos radical de lo que parece, porque la frontera de los 24.000 euros no es caprichosa: es poco más o menos la base imponible media de renta de todos los españoles. Eso significa que más de la mitad de los contribuyentes podrá seguir teniendo derecho a esta deducción. Pero es un paso significativo, porque los estratos de renta que más se benefician están por encima de ese nivel.

Incrementará la progresividad del impuesto sobre la renta, desincentivará la inversión en ladrillo y reducirá el gasto fiscal del Estado. Y a corto plazo, el que quiera aprovecharla tendrá que correr, con lo que el mercado inmobiliario puede recuperarse algo en el próximo año y medio. Hay motivos para alegrarse por el final de la deducción del ladrillo.

Anuncios
2 comentarios
  1. Asola dijo:

    Si unos podrán desgravarse un poco, y otros nada, no se conseguirá una bajada de precios. Las cosas seguirán igual y los que menos renta tenemos seguiremos sin poder comprar una vivienda.

    • peliculero dijo:

      El objetivo de la medida no es quee todos puedan comprarse una vivienda. De hecho, no creo que sea misión del Estado facilitar la adquisición de viviendas. Sí lo es facilitar el acceso, en el régimen que sea, a una, en parrticular a las economías más débiles. Tal y como está organizado el sistema, este apoya a los que disponen de más recursos.
      ¿Repercutirá esto en nua reduccción de precios? Difícil decirlo; más se deberá a la crisis, sin duda, pero lo esencial es que la aventura eespeculativa que hemos vivido no se repita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s