A vueltas con el modelo

Las campañas electorales tienen cierto encanto como decantadoras de la identidad real de los partidos. Aunque en principio todos se preocupan mucho de cómo se les ve, terminan siendo, en el momento en el que los candidatos se enfrentan al mundo real, un muestrario de las prioridades que se fijan realmente en los staff directivos.

El pasado 26 de mayo, con la campaña de las europeas recién iniciada, el señor Rajoy hizo una de esas declaraciones que parecen irrelevantes, pero que dicen más de lo que se cuece en el PP que muchas horas de discurso. Y es todavía más relevante en tanto que la presidenta de la Comunidad de Madrid, la Sra. Aguirre, vino a hacer una ratificación de las mismas palabras de otra forma, mucho más acorde con su estilo. Rajoy, en Alicante, hizo una encendida defensa de la “economía del ladrillo”; arropado por sus cuadros locales y provinciales, reivindicó un modelo económico cuyos resultados ya conocemos, con la justificación de la creación de empleo y riqueza. El presidente provincial pasó a denunciar a quienes persiguen e los promotores inmobiliarios y a los constructores, de la costa mediterránea o de Madrid, porque son los que han levantado España (la frase es del dirigente del PP, y lo dijo en serio). No habían pasado ni 24 horas cuando Esperanza Aguirre abundaba en la idea haciéndose de nuevas con el concepto de un modelo económico basado en el conocimiento. Lo dijo en el Salón Inmobiliario de Madrid, así que había un alto componente de necesidad, sin duda.

Lo cierto es que la política económica del PP sigue anclada en los buenos viejos tiempos, probablemente porque sus cuadros, más que a ideológicos, obedecen a criterios mucho más prácticos; de hecho, son un entramado de intereses, como queda de manifiesto en cuanto nos fijamos en las noticias (los casos de Madrid y Valencia son significativos, pero no son los únicos). Lamentablemente para todos, la economía española, si quiere mantener los niveles de bienestar adquiridos, tendrá que cambiar radicalmente y abandonar ciertos usos.

Una economía basada en el conocimiento no es una novedad, pues ya funcionan así algunas en Europa. El cambio en España supondrá dar más valor a los recursos humanos, lo que pasa por fortalecer la educación, la formación y la productividad, y penalizar los componentes y sectores de bajo valor añadido y escasa densidad tecnológica. El PP se resiste porque tiene una sólida alianza con los sectores más significativos del viejo modelo, que es el que desde su perspectiva genera una estructura social más favorable a sus intereses. Esto, sin embargo, no tiene fundamento ideológico ni es cierto, porque sí lo fuera en muchos países del norte de Europa no ganarían los partidos conservadores, y la eurocámara va a tener mayoría conservadora no por casualidad. En todo caso, los miedos al cambio no son despreciables, y cabe preguntarse de qué se habla cuando se dice lo del nuevo modelo de producción ¿es posible? ¿en qué consistiría? Será materia de otro post, dada la enjundia de la pregunta, seguir a vueltas con el modelo económico.

Anuncios
2 comentarios
  1. Daniel dijo:

    Como va a estar el PP interesado en pensar, en pensar que las cosas que se han echo en economía en los últimos 15 años no se han echo bien, si la mayoría de ellas las ha echo ellos u otros (incluso socialdemócratas) bajo las ideas de la escuela de Chicago and company.

    Pensar en un nuevo modelo supone pensar que el que tenemos esta caduco, obsoleto y sobre todo, que es tremendamente injusto, y eso no lo van a hacer, por que creen firmemente que esto no es así, y lo peor es que es más fáicl dejarse arrastrar, dice un refran muy traicionero, que más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer, creo que este es el principal prejuicio con el que tenemos que luchar, si salvamos este, seguro que los demás caen solos, por pura lógica.

    • peliculero dijo:

      Pues tienes razón en que el PP tiene poderosas razones para no abandonar el modelo del ladrillo, pero es algo más que un problema ideológico. Mucho me temo que hoy está más vinculado a poderosos intereses pecuniarios de ciertos dirigentes, que ocupan posiciones estratégicas entre los cuadros dirigentes. La cosa va más allá de Camps, Aguirre y demás tropa. De hecho, estos estan donde están porque hay una estructura que lo permite.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s