Austeridad madrileña

Madrid se ha convertido en un caso de estudio en las escuelas de negocio. Literalmente, porque el alcalde firmó un convenio con el Instituto de Empresa para que se estudiara la ciudad y su dinámica. Nada que censurar a la idea, todo lo contrario, sería deseable que hubiera más planteamientos de este tipo. Quizá sea por esta carencia de reflexión en torno a las políticas públicas por lo que D. Alberto Ruiz Gallardón dice lo que dice sobre Madrid y su gestión.

Aun no había arrancado la campaña electoral cuando no dudó en mostrar su orgullo ante la deuda acumulada por el ayuntamiento madrileño, que supera los 6.000 millones de euros, puesto que, según él, ha servido para elevar los equipamientos de la ciudad y mejorar su competitividad. O dicho de otra forma, se justifica la deuda por los logros alcanzados con el gasto, por los proyectos ejecutados con esos fondos.

Ahora bien, movidos por el argumento… ¿Qué pasaría si todas las administraciones actuaran igual? La situación de muchos ayuntamientos ya es delicada sin haberse metido en grandes excesos, ¿cómo estaríamos si se hubieran aplicado esta máxima de evaluación de proyectos?

Esta argumentación encierra dos venenos. El primero es la desconexión entre la magnitud de la inversión y la capacidad financiera de la organización, por así decirlo el problema de la sostenibilidad financiera: la evolución de los ingresos debe permitir recuperar lo invertido. El segundo es la desconexión entre el destino de la inversión y los beneficios que aporta, lo que podríamos denominar el problema de la pertinencia: el uso debe compensar holgadamente el coste.

Mucho me temo que los megaproyectos que han articulado la acción política del señor Gallardón no pasan ninguno de los dos filtros, pero lo más peligroso es el precedente sentado. Si damos por bueno cualquier nivel de endeudamiento, y tampoco establecemos parámetros de pertinencia de las inversiones, terminaremos dando por bueno llevar a la gente a pasear a la pista de un aeropuerto sin tráfico aéreo. Evitar esto es justo el mensaje que nos manda el señor Rajoy cuando habla de austeridad, creo.

Anuncios
2 comentarios
  1. Viajero dijo:

    Parece ser que en cuanto ha pasado la primera euforia, al PP se le ha caido la careta de la austeridad. Por una parte, la señora Cospedal, pese al anuncio del apocalipsis financiero de castilla La Mancha, ha hecho una excelente revisión salarial a su gente. Por otro, la presidenta de la Diputación Provincial de León ha pensado que mejor empezar por uno mismo, y se ha hecho una revisión al alza del 15%. Y eso es lo que ha trascendido, que habría que ver qué está pasando en los municipios que tienen menos repercusión en prensa.

    • peliculero dijo:

      La verdad es que tienes razón; la estrategia de pintarlo todo negro para justificar recortes salvajes ha durado, a ojos de quien quiera verlo, lo que la ambición de quienes acaban de llegar. Lo que tantas veces digo, el PP no es un partido, es un conglomerado de intereses…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s