Soy idiota

Al parecer, eso se desprende de las declaraciones del señor González Pons, todo un artista de la valoración política. Aún recuerdo, por cierto, la que se montó con otra perla gloriosa, esta vez de Pedro Castro, ex alcalde de Getafe. Sin entrar en el aspecto formal, lo que quería decir es que hay que ser idiota para querer continuar como hasta ahora, y que es momento de cambiar, de unirse al cambio que propone el PP.

Cambio es una palabra atractiva, más aun cuando las cosas no marchan bien y se multiplican los problemas, y los estrategas de la derecha van a querer explotar esa visión. Sin embargo, nadie puede escapar de su naturaleza, y el que no quiera verlo, que luego no se queje. En el paquete del cambio, aunque se insista una y otra vez en lo contrario, vienen los recortes sociales y la pérdida de derechos civiles, y lo que tal vez convendría reflexionar es en el significado de esto. Daré dos pinceladas rápidas.

Primera. La Comunidad de Madrid está procediendo a un sistemático trasvase de recursos de la educación pública a la privada, y aunque no se quiera ver, eso significa hacer más difícil una educación de calidad a quienes menos recursos tienen. Algo tan simple como unas becas de comedor permiten, en muchas familias, un desahogo notable. En Madrid esta semana han informado de que van a desaparecer, y en el mismo bloque de noticias me entero de que los profesores de colegios privados van a poder acceder a ordenadores gratis a cuenta de la Comunidad. Al final, un presupuesto público es la distribución de fondos públicos según prioridades políticas, y ahí queda bien claro dónde está el cambio propuesto.

Segunda. Los responsables del transporte colectivo de Valencia (la Generalitat) ha permitido a la empresa que gestiona la publicidad en los vehículos que ésta coloque anuncios de prostíbulos en los autobuses. Es la misma que colocó una campaña de bienvenida al Papa en la pasada semana de la Juventud, y la misma que prohibió la campaña de una asociación de ateos que se limitaba a decir que “probablemente, dios no existe”.

Visto esto, mucho me temo que no me están ofreciendo el cambio que quiero. Más bien me están ofreciendo como nuevo un modelo que se quedó viejo hace décadas. También es verdad que no recuerdo propuestas políticas del PP que no hayamos oído ya, al menos desde hace veinte años. Lo dicho, resulta que soy idiota.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s