El affaire Bankia

A la vuelta de unos años aparecerá en Anatomía de la historia como el equivalente al affaire Dreyfuss. Si aquel conmovió los cimientos de la III República francesa, este tiene la pinta de que es una bomba en los cimientos de la II Restauración española. En aquel caso, la sociedad civil francesa despertó de bruscamente de los encantos de las oligarquías que asumieron el poder a la caída de Napoleón III. En nuestro caso, y haciendo gala de una increíble capacidad para ignorar los hechos en su contexto y, lo que es más importante, no evaluar adecuadamente las tendencias de fondo, el presidente Rajoy ha optado por ocultar todo lo que pueda, lo que de hecho ha conducido ya a romper la enésima promesa de su gobierno: que no habría rescate..

Lo que nos están ocultando, o al menos eso se intenta, es el conglomerado de intereses en torno a Bankia, que afecta a las estructuras regionales del PP en Madrid y Valencia. Una cuestión tan evidente como que la presidencia de CajaMadrid supuso en 2009 una lucha de poder interna a escala nacional. En Valencia, bajo el absoluto control de Camps, no había esos movimientos. Así quedó el sistema financiero valenciano, claro.

El intento de ocultación demuestra, entre otras cosas, la ignorancia de la profundidad del cambio social en la sociedad de la información y el conocimiento. ¿De verdad espera el gobierno salir de esta sin dar la cara? La mala experiencia de Rajoy con las redes sociales parece que no le ha servido de aprendizaje, y lo que está sucediendo en el mundo tampoco. Las barreras informativas se hunden, y eso ha afectado a tiranos y a democracias, y expone a público escarnio tanto a la diplomacia americana como a la política de las empresas. Obviando todo esto, el gobierno trata de desactivar una bomba después de su explosión, lo que hace que sus acciones sean ridículas.

El dimensionamiento adecuado de un problema es la clave para su gestión. Si antes de que estallase la bomba el ejecutivo estaba haciendo un recorte adicional extrapresupuestario de 10.000 millones de euros ¿Cómo pretende hacer ver que es posible tapar una sima que crece en decenas de miles de millones semana a semana? Es obvio que desde antes de que saliese a la luz este asunto Rajoy sabía que habría que acudir a un rescate, lo que implica transferir una deuda privada a las arcas públicas. Nos cabe a los ciudadanos, en una sociedad muy diferente a la de Zola, decir lo mismo: ¡yo acuso!

Anuncios
2 comentarios
  1. Y ahora, además, pretende el Sr. Rajoy hacer pasar como un éxito una intervención exterior. Ya no se trata sólo de no dar la cara, sino de dar la vuelta completa a la situación. ¿A quien cree que va a engañar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s