Recorte a nuestra costa

En una de esas cabriolas lingüísticas a las que nos tiene acostumbrados el gobierno, consistente en buscar eufemismos ridículos para políticas impresentables, el ministro de medio ambiente, el señor Arias Cañete, ha trasladado el planteamiento de la amnistía fiscal a la costa, lanzando un recorte a la ley existente que por previsible no resulta menos escandaloso. Es un aspecto más de una política generalizada de expolio al medio, con la excusa de que se ha de afrontar la crisis animando la actividad económica. En este caso, además, ha llegado a decir el ministro que está ayudando a resolver problemas ambientales. Pintoresco.

A medio plazo los problemas serán peores. La urgencia de la crisis hace que la problemática ambiental haya quedado en un segundo plano, y permite eludir el hecho de que es el modelo de depredación de recursos naturales el generador de la misma. Así, la presión para un cambio de modelo está desapareciendo del debate. Centrada la política en el déficit público y los problemas financieros con la coartada de que lo fundamental es crear empleo y elevar la tasa de crecimiento, se asume de forma cada vez más evidente que el medio ambiente es un precio asumible.

En palabras de Diego Azqueta, catedrático de Teoría Económica en la Universidad de Alcalá, “considerar el medio ambiente como un lujo es una locura. Los servicios que nos proporciona la Biosfera son un activo económico como cualquier otro. Pensar que sólo te puedes permitir una mejor calidad ambiental cuando ya has resuelto todos los problemas es perder de vista que para resolver muchas de esas cuestiones necesitas como un insumo el medio natural. El medio ambiente, la salud ambiental, es un insumo necesario para el desarrollo de la sociedad (…)”.

El hecho de que el sector inmobiliario siga en caída libre después de cuatro años de crisis es un indicador de que los excesos cometidos aun no se han pagado, y sin embargo en el gobierno, y muchos apóstoles de la derecha, siguen pensando en que volverán los viejos tiempos . Pero… ¿hay alternativa? Por supuesto. Las actividades que siguen resistiendo la crisis siguen siendo las que desde hace años se señala como de futuro: innovación, medio ambiente, educación, cultura, desarrollo tecnológico,… dime en qué recorta hoy el gobierno de Rajoy y sabrás que parte del futuro se nos ha cercenado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s