Espejismo

La noticia de ayer se va a estirar bastante tiempo. Tal vez hasta que llegue un serio correctivo, que me temo no tardará. Sí, me estoy refiriendo al buen dato de reducción del desempleo registrado en Mayo (no pongo enlaces porque no merece la pena, ha sido portada en todos), y sí, el correctivo va a llegar muy pronto. Creo que será mejor explicar por qué creo esto, y qué ha pasado ¿por qué una cifra tan buena de contrataciones? El gobierno no cabe en sí de gozo, y si cuando los datos son malos no aparecen y siempre hay alguna voz autorizada de la caverna que pone en duda la validez del paro registrado, ahora que el dato es bueno han salido todos y si hay una reducción del registro es sin duda porque hay más empleo (la posibilidad de abandonarlo por no tener ningún subsidio no se contempla).

Lo cierto es que las empresas han estado reduciendo su capacidad productiva, y después de cuatro años de recorte se encuentran reducidas a su mínima expresión. Las plantillas están en mínimos, y la carga de trabajo de cada empleado hace que la capacidad de respuesta esté muy lejos del óptimo. Cualquier trabajador reconocerá que hace horas extras sin remunerar constantemente, un indicador claro de que su empresa no puede atender apenas la producción contratada. Lo que ha pasado es que los empresarios, ante la expectativa de una reducción de demanda e ingresos, se han adaptado reduciendo su capacidad (plantilla). Si esta situación se hace crónica, los sucesivos procesos de ajuste terminan por eliminar el exceso de capacidad, que es lo que ha pasado con nuestras empresas.

Aunque no tener a gente ociosa en la empresa parece saludable, esto no es una buena noticia. Cuando llega un repunte de actividad, que es lo que pasa en verano con el turismo, como no hay capacidad excedente hay que recurrir a la contratación temporal, que como su propio nombre indica volverá a su situación de desempleo en cuanto acabe la campaña. Y hay que añadir a esto el efecto de la última reforma laboral: como los costes de contratar y despedir se han reducido al mínimo, no merece la pena tener capacidad excedente. Estos dos factores combinados explican por qué se ha producido ese subidón de contrataciones, y mucho me temo que explicarán la brusca caía después, en Septiembre-Octubre.

Mirando a más largo plazo, la pérdida de capacidad hace que cuando las economías europeas vuelvan a crecer y tiren de la nuestra, no tendremos suficiente capacidad de respuesta, lo que generará entonces pérdida de mercados y tensiones inflacionistas. Lamento ser un aguafiestas, pero esto no es más que un espejismo en nuestra marcha al centro del desierto.

Anuncios
1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s