Del empleo y del desempleo

Tras la publicación de los datos de la EPA, han florecido los análisis en torno a la situación del mercado de trabajo, sobre la recuperación (y su existencia), sobre las perspectivas… y también ha repuntado la propaganda en torno a la mejora del desempleo. Eso ha sido así en todas partes menos en Madrid, donde el incremento de las tasas ha forzado a una dosis de creatividad por parte del gobierno regional que solo podrá ser superado por el próximo encontronazo con la realidad.

EPA2007-13

Cabría empezar por recodar que la tasa de desempleo es un indicado compuesto. Es el resultado de la fórmula Tasa desempleo= [(Total Activos – Total Ocupados)/Total Activos]%. Si disminuye puede ser porque aumenta el denominador, disminuye el numerador, o las dos cosas a la vez… Claro que también son posibles situaciones más complejas.

La tasa de desempleo ha disminuido, eso es cierto, pero lamentablemente no es buen dato. De la misma forma que cuando en los años 80 del pasado siglo las tasas apenas bajaban (incluso crecían), pero el dato era bueno, ahora he de decir lo contrario. Entonces la población activa crecía más rápido que la ocupada, y de hecho entre 1983 y 1988 se crearon un millón de empleos, pero los activos lo hicieron en millón y medio. Dicho de otra forma, la economía se expandía.

Por el contrario, en los últimos seis años (2008-13) nuestra población activa está disminuyendo, alcanzó su máximo en el primer trimestre de 2009 y ahora estamos con niveles de 2007, y mientras tanto la ocupación disminuye aceleradamente. Así, tenemos los mismos activos que en el arranque de 2008, pero con 3,5 millones de ocupados menos. En los últimos dos años los ocupados son casi 700 mil menos, y los activos se han reducido en 400 mil. Nuestra economía se está reduciendo.

La población activa está compuesta por quienes estando en edad laboral quieren deempeñar alguna actividad económica ¿Cómo es posible esa reducción? Hay varias explicaciones, y yo apostaría a que son relevantes todas de manera simultánea. Para empezar, todo el que puede está adelantando su jubilación: las incertidumbres que está generando el gobierno hacen que sea mejor intentar afianzar derechos que afrontar una prolongación indeseada de la vida laboral, tal vez con peores rentas futuras. Dada nuestra estructura demográfica, es previsible que este fenómeno agrave seriamente la pérdida de activos. La salida de inmigrantes y la emigración de nuestros conciudadanos es el segundo capítulo, otro que también se acelerará si no hay una reactivación de la economía. Por último, tampoco es desdeñable el factor desánimo, que aunque en principio afecta sólo al paro registrado (si no esperas una prestación, no merece la pena estar inscrito) ya empieza a calar entre quienes declaraban estar activos. Esa población se desconecta del mercado de trabajo y se busca la vida en la economía sumergida, en actividades informales, que no permiten crear un flujo de renta constante y considerable, pero dan para vivir.

El resultado de todo esto es una economía cada vez más pequeña, en la que aumenta la exclusión y cada vez más familias y empresas tienen dificultades, y en la que cada vez es más urgente un cambio radical de política económica. Eso, o hacer las maletas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: