Abriendo un camino nuevo

Tras el desastre del 25 de Mayo, la dirección del PSOE parece que se dio cuenta de que el fin había llegado. Lo hicieron con dos años y medio de retraso sobre el momento en el que se produjo el colapso real, y cuatro con respecto al adecuado para mantener un cierto nivel electoral. Confiemos en que, aunque tarde, no sea demasiado tarde. El fin no es una catástrofe ni nada por el estilo; es la constatación de que las cosas han cambiado y que hay que cambiar los procedimientos de actuación si se quiere que la institución siga siendo la plataforma para seguir planteando políticas progresistas. Si se predica lo bueno que es la transparencia y la democracia, es lógico que votantes y militantes exijan prácticas conforme a la teoría, más aun en un mundo como el actual, en el que la información fluye con rapidez.

La sociedad de la información ha creado un nuevo modelo de ciudadanía participativa; gente que se mete en foros y opina, firma campañas de apoyo, acude a una asamblea o a una manifestación, y que termina votando por unas propuestas. Pero no lo hace siempre, no quiere vincularse permanentemente con una organización estructurada. Las telecomunicaciones permiten que cualquiera que lo desee esté razonablemente informado de cualquier asunto, así que los que participamos en organizaciones “duras” tendremos que acostumbrarnos a este nuevo tipo de socio.

¿Ha entendido esto la dirección saliente del PSOE? No estoy seguro, pero la intuición la han tenido. Eduardo Madina acertó al plantear la necesidad de un Secretario General elegido directamente por las bases. Si hubiera salido de un congreso convencional, y el candidato a través del sistema de primarias abiertas, era evidente que el segundo tendría un caudal de legitimidad del que carecería el primero.
Ya superado el proceso, es evidente que Pedro Sánchez, el futuro nuevo secretario, goza de esa legitimidad, que ha de traducirse ahora en autoridad una vez sea designado oficialmente. Ha ganado con amplitud, lo que implica un compromiso con su programa ante todos los militantes y le da un sólido respaldo, pero no le garantiza nada. Ya se está viendo como las viejas estructuras quieren volver a marcar el paso con los modelos periclitados de siempre: al parecer, no da tiempo a tener primarias porque hay que concentrarse en las municipales. Confiemos en que la nueva ejecutiva sea consciente del profundo cambio producido y no se deje llevar por las viejas rutas que ya sabemos a dónde llevan. Ahora hay que abrir un camino nuevo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s