De la importancia del medio ambiente… hoy

El 5 de junio se celebra el día mundial del medio ambiente, conmemorando la primera cumbre mundial sobre este tema, que se celebró en el ya lejano año de 1972 en Estocolmo. A 43 años del evento, cerca ya de celebrar el medio siglo, viendo estas efemérides no puedo ser todo lo optimista que me gustaría. Sí es cierto que el nivel de conciencia pública y conocimiento han subido de forma espectacular, pero lamentablemente las cuestiones ambientales no calan como deberían en las agendas políticas.

De manera formal la mayoría de responsables políticos, sean de formaciones nuevas o viejas, reconocen la relevancia de las cuestiones ambientales. Otra cosa es cómo de relevante es el asunto y cómo eso se traslada luego a la acción política, y ahí tenemos que fijarnos en las políticas reales para los que están en el gobierno, y en las declaraciones espontáneas (que obviamente no lo son) para los que no. Y es entonces cuando uno constata la triste realidad en la que se encuentra.

Ateniéndonos a los recientes resultados electorales, la primera cuestión preocupante es que el partido más votado, y aun en la mayoría de gobiernos, aun no sabe que el cambio climático es un grave problema al que tiene que hacer frente. De hecho, carece de una postura oficial y los responsables políticos, literalmente, no acaban de creérselo. Otra cuestión preocupante es que los partidos emergentes tampoco hablan de estos asuntos, y no parece que sean cuestiones que vayan a determinar la composición de ningún gobierno regional. Durante la campaña electoral he estado atento a todas las entrevistas, debates y charlas en medios de comunicación que he podido, limitándome a los candidatos madrileños, y en honor a la verdad solo he oído a una persona hablar de sostenibilidad sin que se tratase de una respuesta a una pregunta, o fuera de un debate temático: Ángel Gabilondo.

Sobre la importancia de las cuestiones ambientales y su capacidad para sacarnos del atolladero en el que estamos he escrito muchas veces, pero ahora cabe plantearse una reflexión de cara al futuro, pertinente desde la perspectiva de un próximo gobierno regional madrileño.

Nos guste o no, lo que se haga ahora construirá nuestra realidad futura, y siempre es mejor construir un modelo. Dos ejemplos: 1) En 1978 un grupo de personas diseñaron el entramado institucional que ahora hemos puesto en cuestión. 2) En los años 80 del pasado siglo los gobiernos de Felipe Gonzalez rediseñaron y reconstruyeron nuestras infraestructuras de transporte. Tanto en un caso como en el otro podemos quejarnos del resultado, pero lo cierto es que en su momento había que resolver problemas (de organización política en un caso, de competitividad económica en el otro) y se diseñaron modelos de respuesta que los resolvieron.

Pues bien, las proyecciones sobre disponibilidad de recursos hídricos en el interior de la península a 40 o 50 años implicarán una reducción de caudal en torno al 30% según se desprende de las tendencias que nos presenta el IPCC, con crecientes episodios de sequias extremas, y es cada vez más probable que estas sean proyecciones optimistas. Eso significa que en las próximas dos o tres décadas el agua disponible para la población de la Comunidad de Madrid tenderá a reducirse de manera sensible. Parece razonable pedirle al próximo gobierno de la Comunidad que prepare un plan de mitigación y adaptación al cambio climático, porque es el tipo de problema que, cuando llegue, no tendrá solución.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s