El emperador va desnudo

En un maravilloso ejercicio de asertividad, los griegos dijeron no. Se niegan a seguir como en los últimos cinco años, entrampados en el entramado del sector financiero, en un juego en el que iban a seguir ganando unos pocos a costa de su bienestar presente y futuro. No había que ser un lince para darse cuenta de que desde que se concedió el rescate las cosas han ido de mal en peor, y la mayoría de los indicadores que se suelen emplear para determinar la marcha de un país iban para abajo.

Como ya señalé al apuntar lo que pasaría si salía el no, esto tenía como consecuencia denunciar el desastre de las políticas de austeridad, y como en el cuento de Andersen, decir en la plaza que el emperador va desnudo. En el cuento, el emperador mantiene la calma y sigue desfilando, pero nuestra vida real las cosas se parecen más a la fantasía de Lewis Carroll: la reina roja ha ordenado a sus vasallos “que le corten la cabeza” al insolente que ha osado levantar la voz.

La respuesta del eurogrupo no es sólo más de lo mismo (en realidad, mucho más de lo mismo), sino un nivel de control sobre la política y la economía griega que el resultado de esta pretendida negociación  algunos la han calificado de capitulación. El exministro griego Varoufakis habla en su blog de un nuevo Tratado de Versalles, y la verdad es que no le falta razón.

La cuestión de fondo es que este resultado deja a la UE como proyecto político gravemente herida. Los fanáticos de la austeridad se han hecho fuertes, y han dinamitado las bases políticas del proyecto al introducir elementos fuera del control democrático en el desarrollo político de la UE.

Una cuestión no secundaria precisamente es que el propio FMI reconoce que las políticas impuestas no han servido de nada, y que la deuda es inasumible por la economía griega. Es más, si se analiza lo exigido a Grecia es fácil concluir que el resultado va a ser un empeoramiento: no se va a conseguir pagar la deuda actual, vamos a tener más (y por tanto, el servicio va a ser aun mayor), con un problema social que va a superar todas nuestras pesadillas y con una economía literalmente desmantelada. La opción elegida implica no solucionar los problemas de fondo y seguir exactamente por la misma senda.

Obviamente, a la tropa de fanáticos encabezados por el ministro alemán Schauble no les importa. Imagino que ni siquiera ha entrado en sus cábalas este asunto, y de hecho no ha trascendido si en sus respectivos parlamentos alguien se pregunta por los resultados obtenidos. Ahora bien, ¿y el Parlamento Europeo? ¿Dónde están los políticos en la UE? ¿Dónde está la socialdemocracia europea, y especialmente la germana? ¿No ven Hollande o Renzi que se ha cruzado una línea roja que debería haber sido infranqueable? ¿Dónde quedamos los ciudadanos europeos, a los que el emperador nos ha robado la soberanía y la cartera?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s