Cataluña como excusa (2): economía

Durante unos meses he tenido la ilusión de que no iba a tener que seguir escribiendo estas entradas, que el vendaval nacionalista amainaba conforme la sucesión de acontecimientos, aparentemente, restaba oxígeno a sus promotores, pero la realidad me ha sacado de la ensoñación en cuanto el president Mas vio las orejas al lobo de la fiscalía anticorrupción…

Por empezar por un tema con el que me siento cómodo, reflexionemos un poco en materia económica. ¿Qué implica la independencia de Cataluña? Lo primero que cabe decir es que lo que propone el independentismo es romper una estructura estatal de más de 500 años. Nada es eterno, obviamente, pero hemos de ser conscientes de que la estructura económica catalana se ha construido como parte de la española, y viceversa, en un flujo de interrelaciones cada vez mas densas y complejas. Ateniéndome a cuestiones eminentemente materiales, romper un mercado nacional no sale gratis para ninguna de las partes, ambas perderán, y posiblemente sea este el mayor y más difícilmente cuantificable coste. Sobre esto he tenido ocasión de escuchar a destacados dirigentes independentistas hablar de lo bien que nos iría a todos por separado, incluso alegando que la mejora en una Cataluña independiente se traduciría en mejoras en una España sin ella, y viceversa. Olvidan que eso ya sucede, y con más intensidad, en la actual situación, en la que no hay frenos por fronteras ni distorsiones por diferencias legislativas ni de ninguna otra índole.

Cuando a finales de los años 80 del pasado siglo la entonces Comunidad Económica Europea (CEE) intentaba convertirse en Unión Europea (UE), la Comisión, entonces presidida por Jacques Delors,  hizo una cuantificación del coste que suponía la ausencia de un mercado único entre sus miembros, y valoró entre un 3 y un 5% de PIB potencial lo que Europa perdía por no tenerlo. Un simple razonamiento inverso nos llevaría a sospechar que poner una frontera donde no la hay nos conducirá a perder todo eso, probablemente más.

Si Cataluña fuera independiente, sería un estado nuevo, y por tanto tendría que ser creado. Y ese sí es un coste estimable, empleando las dos acepciones de la palabra. Crear un Estado supone construir muchas instituciones y usos desde cero, aunque otras pudieran “heredarse”; por ejemplo, habría que crear un cuerpo de aduaneros, un regulador de comercio exterior, establecer una política de comercio exterior… porque además partirá de cero, esto es, estará fuera de la UE.

El independentismo ha hecho bandera de este asunto, sosteniendo que Cataluña nunca saldría de la UE ni del Euro. Lo cierto es que la naturaleza jurídica de la UE es un tratado entre Estados Soberanos, uno de los firmantes es España, pero ninguno es Cataluña. Aun cuando consiguiera un consenso de toda la Unión para un rápido ingreso (y no soy capaz de imaginarme a Cameron, a Hollande, a Renzi o a Merkel dando su aquiescencia a la secesión de una región de un Estado Miembro y luego facilitando su ingreso en la Unión), una Cataluña independiente nacería fuera. Por cierto, también tendría que ingresar en la ONU. Curiosamente, podría mantener el euro como moneda; eso ahorraría el coste de crear un sistema , a cambio de lo cual el nuevo estado no tendría política monetaria. Sí, ya sé que parece una locura, de hecho lo es, pero algunos países latinoamericanos ya han pasado por eso (Argentina, por ejemplo) y han salido adelante. Por el camino se ha empobrecido mucha gente, pero al parecer ese es un coste que el independentismo, incluso el que se reclama de izquierdas, esta dispuesto a asumir.

Crear una nueva estructura estatal implica incrementar los costes de transacción, y eso modifica el comportamiento de las empresas. Sin entrar en el catastrofismo de las que se puedan ir, españolas y extranjeras (lo que es obvio que pasará, aun cuando no hay manera de saber en qué medida), está la pérdida de mercado peninsular, que afectará a España y Cataluña, y podría tener como consecuencia beneficiar a Portugal.

Los costes, tengan el importe que tengan, se pagarán vía precios o vía impuestos, pero lo que es seguro es que los pagarán los de siempre a través del conocido procedimiento de la reducción de la renta y el bienestar: las importaciones serán más caras (y muchas más), los precios interiores subirán y los mayores costes organizativos del Sector Público supondrán una subida de impuestos con menores prestaciones sociales. Estas pinceladas toscas que estoy dando las detalla Borrell extensamente en su muy recomendable libro, así que no continuaré, aunque el listado de problemas es amplísimo (deuda pública, prestaciones sociales, propiedades públicas,…). Lo que sí cabe preguntarse es si estas reflexiones  las han hecho tanto quienes promueven la independencia como nuestro presidente, su gobierno y su partido.

Personalmente creo que sí. Los que genéricamente no conocen en profundidad lo que se están jugando son precisamente los que van a votar. En las altas esferas políticas y empresariales sí que lo saben, y de hecho no hay más que escuchar a unos empresarios y otros para saber quien va a sacar réditos y quien no. No sé si Rajoy o Romeva entienden realmente todas las implicaciones de sus actos, pero muchos otros (Mas, por ejemplo) a su alrededor sí, y ese es el gran problema. La independencia de Cataluña perjudica globalmente a los españoles (catalanes incluidos) porque es un juego de suma negativa, pero no a todos. Esta claro que si en tu partido es habitual que los dirigentes tengan cuentas en Suiza, tu fuente de preocupación no es el bienestar de la mayoría, por lo que la independencia de Cataluña es malo para la economía, pero excelente para los negocios,… para algunos negocios.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s