Trump y el día mundial del Medio Ambiente

No es que sea una sorpresa, pero parece que estaba esperando el momento. Como si supiera que hoy es el Día Mundial del Medio Ambiente, el presidente de los Estados Unidos decidió conmemorarlo anunciando hace un par de días que va a iniciar el proceso de retirada de su país del Tratado de París. En el fondo, es sólo un aspecto formal. Lo cierto es que la tímida política climática de Obama ya había empezado a ser desmantelada, y más allá de firmarlo o no, lo relevante del tratado es su cumplimiento a través de políticas concretas. Lo que son las cosas, de esta forma Estados Unidos se pone en el mismo nivel que Nicaragua y Siria, que son (eran) los únicos que no han firmado el Tratado. Desconozco las razones por las que ambos gobiernos no lo han hecho, aunque en el caso de Siria puedo llegar a entenderlo. Ahora bien ¿Significa esto que la lucha contra el cambio climático ha fracasado? Bueno, aunque es un revés duro, mi respuesta es no.

Es además un no esperanzado, porque este movimiento de Trump ha creado una situación curiosa: el Tratado supuso el reconocimiento mundial del problema, y de la necesidad de una acción global, y significó la incorporación de China e India, grandes contaminadores pero con muy bajos niveles de consumo por habitante. Su discurso ante la comunidad mundial es complejo, especialmente en el caso chino, la gran fábrica del mundo. Pero ahora Estados Unidos ha asumido el papel de lastre a escala global, por lo que no sería de extrañar un giro en las posiciones chinas hacia un discurso y una actitud más proactiva. Trump ha hecho algo impensable, pues la combinación de abandono de los compromisos climáticos, resquebrajamiento de los compromisos comerciales y puesta en cuestión de las alianzas militares puede ser devastadora a medio plazo para los intereses de su país.

Y una vez que hemos lamentado esta nueva hazaña de Trump, cabe preguntarse que pasa en nuestra casa. Y la respuesta es poco tranquilizadora, porque desde que el PP llegó a la Moncloa en 2011 la respuesta es nada. O peor, hemos retrocedido significativamente, visto como se comporta nuestro mix energético y la dinámica de nuestra economía nacional en lo que a cambio climático respecta. También podríamos recordar las fuertes regresiones habidas en la legislación sobre costas, montes,… así como la penosa situación de nuestros espacios naturales (sirva Doñana como ejeemplo paradigmático). Así pues, parece que aunque no debemos dejar de mirar lo que pasa a nuestro alrededor, convendría centrarnos en nuestra responsabilidad como país. Aunque no parece que el actual gobierno tenga muy claro el significado de esa palabra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s