Wag the dog

Es el título de una divertidísima comedia de Barry Levinson de 1997, protagonizada por un dúo imbatible: Robert de Niro y Dustin Hoffman. El título se traduciría literalmente por “agita al perro”, y tiene sentido en el contexto de uno de los diálogos de Hoffman: “la noticia no es que un perro agite el rabo, la noticia es que el rabo agite al perro”. En España la película se llamó “La cortina de humo”, y es la historia del montaje de una operación de encubrimiento (una guerra inexistente) tras la explosión de un escándalo sexual del inquilino de la Casa Blanca a pocas semanas de las elecciones. Me he acordado de ella después de leer a Encarni Pámpanas, ver la comparecencia de Aznar en el Congreso y la entrevista al Presidente Sánchez el domingo, porque aquí no tenemos gracia ni para las cortinas de humo.

La entrevista ya fue una buena dosis de distracción. Aquí no montamos guerras, y nos entretenemos con la tesis doctoral del presidente. Se conoce que no hay temas lo suficientemente graves e importantes en España que merezcan atención más que ese, y me ha indignado especialmente por la escasísima relevancia sobre la vida pública en relación al tiempo invertido. Y podríamos seguir con la cuestión de las bombas a los saudíes, que en realidad nos remite a un problema realmente más serio, la estructura económica de nuestro país, que podríamos vincular a los datos del paro, pero para eso no ha habido tiempo…Vaya.

Volviendo a la tesis, el problema de fondo es que muy poca gente sabe realmente el engranaje institucional que hay detrás, muy diferente del famoso TFM (trabajo fin de máster). Para empezar, todas las tesis son públicas, lo que pasa es que no es cómodo acceder a ellas: hay que ir a una biblioteca universitaria. Sucede que así se ha venido haciendo desde que existen, allá por el siglo XIV, y por alguna extraña razón me sigue pareciendo sensato que se haga así. Lo de internet ha llegado recientemente, y es un gran invento, pero subyace en su uso una tergiversación perversa de la relación con la producción del conocimiento: el que lo crea tiene además que facilitar el acceso. Al hilo de esto, recordaré que Teseo era, en su origen, una base de datos referencial, esto es, sólo contenía la referencia de la tesis, como el catálogo de cualquier biblioteca; los pdf descargables han llegado muy recientemente.

Para los que no están familiarizados con la mecánica (o sea, el 99,7% de la población española), hacer una tesis es un trabajo que lleva un mínimo de tres años (normalmente 5, y más en muchos casos), mientras que un TFM razonable se hace en tres meses. La tesis requiere una serie de procesos administrativos ni sencillos ni baratos, y no solo técnicos. Tienes un director que va supervisando la evolución del trabajo, y que de alguna forma vincula su prestigio con la calidad del resultado, por lo que las tesis malas no llegan a ser evaluadas (simplemente, no se presentan). Concluye esto en una defensa ante cinco profesores universitarios, dos de ellos de otras universidades por cierto. La tesis es además un pasaporte para el paso siguiente, pues su finalidad (según consta en la ley) es demostrar la capacidad investigadora del candidato a doctor. Es cierto que hay algunas excepcionales, con ideas innovadoras, pero la mayoría son un trabajo exhaustivo para hacer una aportación discreta. Así es como la ciencia avanza. Por su parte, un TFM es un simple trabajo que demuestra que el alumno se ha enterado de lo que iba el máster, que evalúan profesores del máster, y que no va a ser nunca de acceso público.

Todo esto viene al caso de que la acusación de falsedad o plagio en la tesis del presidente es una clara cortina de humo, tanto más evidente cuanto que el asunto ha ido deslizándose desde el cuestionamiento de la tesis hasta el libro posterior. Había que agitar al perro no sea que nos demos cuenta de que los líderes de la oposición no tienen lo que dicen que tienen. Uno, porque no tiene una titulación oficial (por muy prestigiosa que sea ESADE), y el otro, porque no tiene ni eso: a estas alturas de la película, lo del máster del Sr. Casado es un poco lo de menos con ser gravísimo, la cuestión es si tiene realmente la titulación de Derecho.

Y en esas estábamos cuando llega Aznar al Congreso y nos perdona la vida a todos. Lo dicho, agita al perro. Aunque después de lo que he oído esta mañana, la próxima película que comentaré será de Martin Scorsese (pista: es de 1990).

1 comentario
  1. Manuel R. dijo:

    According to urbandictionary.com, the meaning of the phrase “wag the dog”, is “when something of secondary importance improperly takes on the role of something of primary importance. The expression pre-dates this movie by the same name and was not coined by said movie.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s