archivo

Política

Pues ha habido acuerdo, buena noticia. Cómo no, las reacciones al mismo son lo más divertido, y cubre todo el espectro de las ocurrencias simplistas, desde los lamentos de la “autentica izquierda” porque dan por supuesto que Podemos fracasará en su agenda hasta las visiones apocalípticas de la derecha que ven a España sumida en la pobreza y con cartillas de racionamiento. Lo único que yo puedo reprochar es el retraso: cuatro años tarde es mucho tiempo de espera. Porque este acuerdo podría haberse redactado en 2015, así que ese es el tiempo que ha costado que las respectivas cúpulas directivas de ambos partidos se hicieran conscientes de que es la única vía posible. Seguro que aun hay quien no lo ve, más allá de personas con intereses económicos concretos, y no quiero señalar a nadie.

En Abril de 2016 ya escribí sobre este asunto, y mis por entonces excesivamente optimistas esperanzas de que se llegara a un acuerdo. Confiaba en que algún asesor hubiera leído algo de teoría de juegos, pero visto el resultado tengo la impresión de que las matemáticas no son populares en el Congreso. Por citarme a mi mismo, la teoría de juegos es una parte de la matemática muy empleada en economía que analiza el comportamiento de ciertos agentes (los jugadores, en este caso los politicos) en una situación que se explica por ciertas reglas de comportamiento (la democracia parlamentaria) y en la que el objetivo es claro para todos (el gobierno). De lo que trata la teoría es de proporcionar estrategias ganadoras, y eventualmente no perdedoras, en un contexto en el que las interacciones son relevantes.

En un juego con dos o más jugadores de suma no constante, si cada uno de ellos ha adoptado su mejor estrategia (que es la que les permite maximizar sus ganancias considerando la actuación de los otros) y todos conocen la estrategia de los otros (lo que permite elegir la mejor estrategia), resulta evidente que ninguno gana nada modificándola mientras los demás mantengan la suya. Es lo que se conoce como Equilibrio de Nash. Así formulado suena bien, el problema es que ese resultado no tiene por qué ser “ganador”, ni individual ni colectivamente. Si todos hacen las cosas lo mejor posible para alcanzar su objetivo optimo, puede ser que todos ganen, pero también que todos pierdan. John Nash desarrollo este análisis, que le valió el premio Nobel (1994) y una película (Una mente maravillosa, de Ron Howard, 2001) durante la Guerra Fría, y cabe mencionar que un holocausto nuclear global era un equilibrio de Nash. También lo es, en el caso que nos ocupa, la repetición de elecciones.

Con respecto a las elecciones del pasado 28 de Abril y la efímera legislatura que siguió, hay que decir que no todos los agentes se plantearon estrategias ganadoras (al menos si por ganar entendemos llegar al gobierno), con lo que los equilibrios posibles se redujeron, y los que podían reportar resultados individuales o ser colectivamente beneficiosos quedaron marginados ¿por qué?

Porque las interacciones de los agentes son esenciales en la construcción de las estrategias, y en ellas juega un papel esencial las expectativas sobre la capacidad de los demás. En este caso tanto Pablo Iglesias como Pedro Sánchez subestimaron el coste implícito al equilibrio resultante (o sea, la repetición de elecciones), y tras el 10 de Noviembre, se han hecho conscientes de que es la ultima oportunidad vista la estrategia de un nuevo jugador que ha rentabilizado esta situación. En suma, si los jugadores prevén un nuevo equilibrio que no les interesa, tienen incentivos a rebajar sus objetivos y buscar una solución menos ambiciosa pero que garantice algún beneficio. Es lo que se conoce como optimo secundario o second best, y como mantiene la teoría permite hallar soluciones socialmente más interesantes.

Después de los prometedores resultados de las generales, los de las municipales y autonómicas han sido un golpe muy duro para la izquierda madrileña, singularmente la de la ciudad. Lamento tener que decir que era previsible, no hay sorpresa porque los indicadores estaban ahí para quien quisiera verlos. Ha habido muchas reflexiones interesantes, algunas tienen cierta gracia, y el análisis con el que más me identifico es con el que expresa en su Twitter @aida2santos. Muy recomendable seguir su hilo, y a ella de paso.

Read More

Ahora que de nuevo estamos envueltos en la cortina de humo catalana, hábilmente explotada por la ultraderecha, es momento de hacer una reflexión sobre la elección de Pepu Hernández para la alcaldía de Madrid. En principio, ateniéndonos a los estatutos del PSOE, es un precandidato y tiene que ganar unas primarias para convertirse en candidato definitivo. Aun así, ya ha sido un bombazo informativo que da la razón a quienes sostienen que “lo mejor es hablen de nosotros, aunque sea bien”. Al hilo de esto, es cuando menos curioso el hecho de que los medios censuren la maniobra por ser mediática, y sin embargo no den cobertura a otros precandidatos que, claramente, no tienen tanta repercusión como el exseleccionador nacional de baloncesto. Así pues, las críticas dan la razón a Pedro Sánchez.

Read More

Es el título de una divertidísima comedia de Barry Levinson de 1997, protagonizada por un dúo imbatible: Robert de Niro y Dustin Hoffman. El título se traduciría literalmente por “agita al perro”, y tiene sentido en el contexto de uno de los diálogos de Hoffman: “la noticia no es que un perro agite el rabo, la noticia es que el rabo agite al perro”. En España la película se llamó “La cortina de humo”, y es la historia del montaje de una operación de encubrimiento (una guerra inexistente) tras la explosión de un escándalo sexual del inquilino de la Casa Blanca a pocas semanas de las elecciones. Me he acordado de ella después de leer a Encarni Pámpanas, ver la comparecencia de Aznar en el Congreso y la entrevista al Presidente Sánchez el domingo, porque aquí no tenemos gracia ni para las cortinas de humo.

La entrevista ya fue una buena dosis de distracción. Aquí no montamos guerras, y nos entretenemos con la tesis doctoral del presidente. Se conoce que no hay temas lo suficientemente graves e importantes en España que merezcan atención más que ese, y me ha indignado especialmente por la escasísima relevancia sobre la vida pública en relación al tiempo invertido. Y podríamos seguir con la cuestión de las bombas a los saudíes, que en realidad nos remite a un problema realmente más serio, la estructura económica de nuestro país, que podríamos vincular a los datos del paro, pero para eso no ha habido tiempo…Vaya.

Read More

Siempre me ha gustado esta expresión, que parece no sólo un buen deseo, sino una exigencia para cualquier política. Si la ciencia y la tecnología nos han permitido llegar al nivel de bienestar del que disfrutamos, parece más que razonable exigir siempre que cualquier propuesta política cuente siempre con el respaldo del mejor conocimiento que se pueda tener.  Todo esto es muy bonito hasta que llegan los prejuicios ideológico-religiosos, o peor, como ya advertía Quevedo en el siglo XVII, del poderoso caballero que es don dinero. Parece ser que el límite de la ciencia en España está ahí. Cerramos el pasado mes de junio con la aprobación en el Congreso de una modificación en la ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad que permitirá la suelta de especies invasoras con fines “económicos, sociales y culturales”. Se aprobó con el voto favorable de toda la derecha parlamentaria y el voto en contra de toda la izquierda, si bien lo relevante técnicamente es que contó con la desaprobación general de toda la comunidad científica.

Read More

Estaba aun discutiéndose la moción de censura y no podía evitar fantasear con las urgencias que, en materia ambiental, más acuciantes me parecían. Una vez que la moción salió adelante empezaron a apuntarse algunas cuestiones y, cómo no, hice mi lista. Y cuando por fin hemos conocido a la que es ahora Ministra de Transición Ecológica, reconozco que es un esfuerzo un tanto estéril: Teresa Ribera conoce los problemas y con seguridad tiene un cuadro de prioridades perfectamente definido. Lo digo con conocimiento, porque he tenido ocasión de asistir a conferencias y mesas redondas en las que ha participado. Podremos ajustar grados, pero de lo que no cabe duda es que a la nueva ministra no vamos a ilustrarla precisamente. Así que entrando en materia me atrevería a decir que hay seis grandes cuestiones, que obviamente pueden desagregarse, pero que me parece interesante abordarlas en bloque. Queda abierto el debate:

Read More

Ha sucedido. Lo imposible ha sucedido. El tsunami político derivado de la sentencia de la trama corrupta del PP, primera de lo que va a ser una larga serie, ha tenido un efecto devastador. Era extremadamente grave que al partido del gobierno se le hubiera condenado por corrupción y que en la sentencia constara como un hecho que el ya expresidente sea un mentiroso; en cualquier otro país europeo Rajoy hubiera dimitido mucho antes y las cosas no habrían llegado hasta aquí, ni siquiera cerca. En España estamos como estamos porque el PP es un partido con muy bajo sentido institucional. Los grupos dirigentes que lo controlan han dado por sentado su derecho a un uso privativo del poder, lo que permite que sucedan cosas como las graduaciones universitarias milagrosas o los títulos de posgrado de saldo . No es lo único, pero sí lo más reciente.

Read More