archivo

Archivo de la etiqueta: Cambio climático

A comienzos de este año nos enteramos de un proyecto que desde su misma concepción ha generado debate, cuando no polémica. Se trata del plan de una cooperativa navarra de construir una granja con capacidad para 20.000 vacas lecheras en Noviercas (Soria). Para los urbanitas cabe señalar que una explotación estaría en la media regional con 50 de ellas (la media nacional esta 10 por debajo), así que hablamos de una megainstalación de ganadería industrial.

Las cifras que rodean esta iniciativa son importantes, y para un municipio como Noviercas, de uno 160 habitantes, casi astronómicas: 95 millones de inversión, 900 Ha de extensión, 150 establos, 250 empleos, 180 millones de litros de leche al año de producción… No es de extrañar que el proyecto haya recibido importantes apoyos institucionales: Cámara de Comercio, Diputación Provincial o el propio ayuntamiento. El proyecto se redondearía con una factoría para procesar toda esa leche, que se instalará en Ólvega y supondrá unos 80 empleos más. Así pues, unos 330 empleos en una comarca muy desertificada. Difícil cuantificar lo que supone para una comarca así una inversión como esa.

El problema de esa instalación es que, muy probablemente, supondrá la ruina de un enorme número de granjas familiares repartidas por todo el norte peninsular, un tejido económico vulnerable pero imprescindible en nuestro medio rural. Es como desnudar a varios centenares de santos para vestir a uno. Y por si fuera poco, está el “pequeño problema” ambiental. Las vacas consumen agua, unos 25 litros por cabeza y día, con lo que la granja consumiría más agua que la capital de la provincia. También defecan, y el volumen creado por 20.000 ejemplares generaría graves problemas de contaminación de suelos y agua. Y también, lo que podría ser el problema más grave, está su incidencia sobre el cambio climático.

Las vacas en sus deposiciones emiten metano, unos 90 kilos al año dependiendo de su dieta, y este es un poderoso gas de efecto invernadero. Una molécula de metano (CH4) equivale a 32 de dióxido de carbono (CO2). Una concentración puntual de 20.000 vacas vendría a emitir unas 18.000 toneladas de metano, que son 576.000 toneladas equivalentes de dióxido de carbono. Ya es una cifra importante, pero ¿cuánto es eso? Empleemos una referencia común: un vehículo de turismo medio de gasolina y fabricación reciente viene a emitir 2,47 kilos por litro; si empleamos las medias de motorización de España y de consumo de combustible, ese volumen de dióxido de carbono correspondería a la circulación anual de entre 350.000 y 380.000 vehículos, que viene a ser el parque móvil de la ciudad de Valencia.

Ya no es sólo que se trate de un modelo que realmente no crea desarrollo, sino que lo desmantela en amplias zonas para trasladar parte de la actividad a otras, privatizando beneficios y socializando costes, es que además supone serios impactos ambientales que no afectan sólo al territorio en el que se localiza la inversión, se extienden más allá de la provincia y tiene incidencia global. No es desarrollo rural, es la misma pesadilla industrialista de siempre.

Anuncios

Al parecer, este verano va a convencer a más de uno sobre la realidad del cambio climático. El desorden climático y los fenómenos asociados son ya tan evidentes que no hay forma de mirar para otro lado. Esto podría ser una buena noticia, si no fuera porque llegamos bastante tarde. No es que quiera ser pesimista, es lamentablemente la cruda realidad, y eso no quiere decir que podamos tirar la toalla: mitigar, reducir emisiones, es esencial para que las cosas no empeoren aun más. Para saber hasta qué punto estamos mal, sugiero el reportaje de eldiario.es en torno a los incendios, en el que se podrá apreciar cómo una política territorial equivocada se termina pagando.

cereal

Ahora nos enfrentamos a incendios voraces y tormentas devastadoras, y esperaba encontrarme en las redes debates sobre la relevancia de la adaptación frente a la mitigación, sobre si son preferibles políticas transversales frente a sectoriales… y me he encontrado con una pregunta perturbadora ¿es la democracia una forma de gobierno adecuada para afrontar el desafío climático?

Read More

No es que sea una sorpresa, pero parece que estaba esperando el momento. Como si supiera que hoy es el Día Mundial del Medio Ambiente, el presidente de los Estados Unidos decidió conmemorarlo anunciando hace un par de días que va a iniciar el proceso de retirada de su país del Tratado de París. En el fondo, es sólo un aspecto formal. Lo cierto es que la tímida política climática de Obama ya había empezado a ser desmantelada, y más allá de firmarlo o no, lo relevante del tratado es su cumplimiento a través de políticas concretas. Lo que son las cosas, de esta forma Estados Unidos se pone en el mismo nivel que Nicaragua y Siria, que son (eran) los únicos que no han firmado el Tratado. Desconozco las razones por las que ambos gobiernos no lo han hecho, aunque en el caso de Siria puedo llegar a entenderlo. Ahora bien ¿Significa esto que la lucha contra el cambio climático ha fracasado? Bueno, aunque es un revés duro, mi respuesta es no.

Read More

Este verano, podríamos quedarnos sin hielo en el Ártico, algo que no sucede desde hace miles de años. Desde una perspectiva estrictamente científica, esto significa que las predicciones del IPCC son extremadamente conservadoras (esto no iba a producirse tan pronto); desde una perspectiva política, esto significa que tenemos mucho menos tiempo del que creíamos. En poco más de un mes conmemoramos el día mundial del medio ambiente, y no parece que tengamos mucho para celebrar.

Read More

El debate climático se ha trasladado estos días a Marrakech, en una nueva COP que, en teoría, debería ser la primera en concretar medidas y actuaciones. Al final y en tiempo de descuento, se ha arrancado un compromiso de mínimos, una tímida agenda que al menos marca unas cuantas cuestiones relevantes: es un mensaje claro de que la comunidad internacional ha entendido el problema, y por ello el proceso se hace irreversible. Es un mensaje necesario en el momento en el que ha accedido a la presidencia del país más contaminante de la Tierra un negacionista.

Read More

La tasa de descuento es el precio que tenemos que pagar por tener en el presente un ingreso futuro. Aparentemente puede parecer un problema de ajuste de precios bastante técnico, pero esconde un problema de filosofía económica muy serio: ¿qué vale más, el presente o el futuro?

Un ejemplo: Cuando se habla de políticas de mitigación y adaptación al cambio climático, quienes defienden posturas de lo que yo denomino “negacionismo blando” suelen plantear el coste de muchas de ellas como una barrera a su implantación. Quienes sostienen esto no niegan la teoría científica, pero no consideran la cuestión tan grave como para justificar medidas de corto plazo. Esto se basa, precisamente, en la tasa de descuento que aplicamos al conjunto de la economía. Si consideramos una tasa de descuento positiva, estamos diciendo que el futuro es menos valioso que el presente, y cuanto más alta, más rápido se deprecia conforme el plazo es mayor. Por tanto, con una tasa de descuento positiva será sensato no implementar políticas costosas que puedan reducir (o hacer que no crezca) el PIB. Y no hacen falta cifras muy elevadas, con un 5% es bastante para asegurarse de la irrelevancia de nada más allá de cinco años.

Read More

La filtración de documentos sobre los términos de negociación del TTIP hecha por Greenpeace  recientemente ha mostrado a la opinión pública los términos de una negociación en la que la ciudadanía en general, y los europeos en particular nos jugamos mucho. No es de extrañar que sean secretos, o al menos se haya intentado que así fuera. Ahora todos los gobiernos (y la propia Comisión de la UE) miran para otra parte y dicen que no han aprobado nada, lo cual es cierto, pero también lo es dónde están los términos de la negociación. Hoy, que es el Día de Europa, parece un buen momento para reflexionar.

Read More