archivo

Archivo de la etiqueta: ciencia

Para muchos, como se estreno en Junio, ya es agua pasada, pero la historia merece ser revisitada, y además este verano he completado el cuadro leyendo la obra en la que está inspirada (“Voces de Chernóbil” de Alexievich, premio Nobel de 2015). Y sigo tan impresionado por la obra como por la historia: me refiero a la serie de HBO Chernóbil. Señal de que es una obra maestra es el goteo de comentarios que no ha cesado. Hay un generalizado consenso en que es una gran serie, con una realización excelente, eficaces interpretaciones y un enfoque general brillante. Y a partir de ahí, empiezan las criticas de todo tipo.

Read More

Es triste reconocer que la ciencia económica, si es que podemos emplear el término “ciencia” junto a “economía” sin que resulte un oxímoron, está en general desconectada del mundo físico, así que cuando un economista se lanza a hablar de cambio climático, como es el caso del artículo de John Gray en El País del pasado día 9 de junio, voy rápido a ver si hay un rayo de esperanza. Aparte de reconocer la realidad, sus consecuencias y repercusiones, el artículo es bastante frustrante. No hay un diagnóstico solvente porque los fundamentos de la teoría económica convencional siguen anclados en planteamientos decimonónicos, y en consecuencia las propuestas son, en el fondo, más de lo mismo. Afortunadamente, no soy el único que se ha dado cuenta. En un excelente artículo en eldiario.es Marga Mediavilla desnuda la pobre argumentación del profesor de la London School of Economics, y de hecho deja en evidencia la miseria intelectual de la actual Teoría Económica.

Read More

Es el título de una divertidísima comedia de Barry Levinson de 1997, protagonizada por un dúo imbatible: Robert de Niro y Dustin Hoffman. El título se traduciría literalmente por “agita al perro”, y tiene sentido en el contexto de uno de los diálogos de Hoffman: “la noticia no es que un perro agite el rabo, la noticia es que el rabo agite al perro”. En España la película se llamó “La cortina de humo”, y es la historia del montaje de una operación de encubrimiento (una guerra inexistente) tras la explosión de un escándalo sexual del inquilino de la Casa Blanca a pocas semanas de las elecciones. Me he acordado de ella después de leer a Encarni Pámpanas, ver la comparecencia de Aznar en el Congreso y la entrevista al Presidente Sánchez el domingo, porque aquí no tenemos gracia ni para las cortinas de humo.

La entrevista ya fue una buena dosis de distracción. Aquí no montamos guerras, y nos entretenemos con la tesis doctoral del presidente. Se conoce que no hay temas lo suficientemente graves e importantes en España que merezcan atención más que ese, y me ha indignado especialmente por la escasísima relevancia sobre la vida pública en relación al tiempo invertido. Y podríamos seguir con la cuestión de las bombas a los saudíes, que en realidad nos remite a un problema realmente más serio, la estructura económica de nuestro país, que podríamos vincular a los datos del paro, pero para eso no ha habido tiempo…Vaya.

Read More

Siempre me ha gustado esta expresión, que parece no sólo un buen deseo, sino una exigencia para cualquier política. Si la ciencia y la tecnología nos han permitido llegar al nivel de bienestar del que disfrutamos, parece más que razonable exigir siempre que cualquier propuesta política cuente siempre con el respaldo del mejor conocimiento que se pueda tener.  Todo esto es muy bonito hasta que llegan los prejuicios ideológico-religiosos, o peor, como ya advertía Quevedo en el siglo XVII, del poderoso caballero que es don dinero. Parece ser que el límite de la ciencia en España está ahí. Cerramos el pasado mes de junio con la aprobación en el Congreso de una modificación en la ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad que permitirá la suelta de especies invasoras con fines “económicos, sociales y culturales”. Se aprobó con el voto favorable de toda la derecha parlamentaria y el voto en contra de toda la izquierda, si bien lo relevante técnicamente es que contó con la desaprobación general de toda la comunidad científica.

Read More

La defunción de Stephen Hawking el pasado día 14 de marzo ha sido una gran pérdida para la humanidad en general y para la ciencia en particular, y como aficionado a la ciencia me he sentido en la obligación de rendirle un pequeño tributo. Ahora bien, no siendo ni físico ni divulgador científico, no creo que tenga mucho que aportar y no añadiré glosas innecesarias, más allá de subrayar la importancia de su obra. No creo exagerado decir que estamos hablando de uno de los físicos más relevantes de la historia de la ciencia, a la altura de Newton o Einstein. Mucho mejor de lo que yo pueda expresar esto es el artículo de Javier Sampedro en El País, que recomiendo encarecidamente para atisbar hasta qué punto es cierto esto que digo.

Read More

Al acabar este año, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) va a despedir a 90 científicos, cancelando sus proyectos de investigación y haciendo que la ciencia española de un nuevo paso atrás. No será el único caso, afecta a más centros de investigación, y coincide con la situación de estrangulamiento de la Plataforma Solar de Almería, el mayor centro en investigación solar de Europa.

Read More