archivo

Archivo de la etiqueta: Cataluña

He contemplado un tanto perplejo desde la noche electoral los análisis sobre los resultados en Cataluña, y no deja de sorprenderme que haya alguien a quien le sorprendan. Aunque hace un par de años me propuse seriamente escribir sobre este tema, reconozco que me ha podido la pereza: este es un debate decimonónico. Léase literalmente la expresión, porque estamos discutiendo de asuntos conceptualmente bastante superados: la idea de que la Nación es el fundamento del Estado, en el mundo globalizado actual y en un país como el nuestro, es como reclamar la vigencia de derechos feudales en el Manchester de la Primera Revolución Industrial.

Read More

Anuncios

Cualquier persona mínimamente racional entiende que un conflicto es un juego en el que lo más probable es perder, incluso aun cuando nominalmente se haya salido victorioso. Desde un conflicto bélico hasta una lucha por el poder en una corporación, si llega al caso de la colisión, si se produce el enfrentamiento, ambos bandos perderán (“pleitos tengas y los ganes”, que se dice). No son estas reflexiones recientes ni innovadoras. La Teoría de juegos ha desarrollado este concepto con amplitud, pero de hecho ya lo pensó Sun Tzu hace más de 2.000 años cuando escribió “El arte de la guerra”.

Read More

Durante unos meses he tenido la ilusión de que no iba a tener que seguir escribiendo estas entradas, que el vendaval nacionalista amainaba conforme la sucesión de acontecimientos, aparentemente, restaba oxígeno a sus promotores, pero la realidad me ha sacado de la ensoñación en cuanto el president Mas vio las orejas al lobo de la fiscalía anticorrupción…

Read More

Voy a situarme en una posición delicada: no soy enemigo de la independencia de Cataluña, lo que no quiere decir que me parezca bien. Mi problema aquí es que me resulta imposible empatizar con quienes se envuelven en banderas, tal vez porque hay una curiosa correlación entre el nivel de patriotismo y la cantidad (y calidad) de patria que tienes a tu nombre… Ahora que se conmemora el inicio de la I Guerra Mundial me permito recordar que nadie se ha acordado del socialista francés Jean Jaurès, asesinado el 31 de julio de 1914 por declararse pacifista y movilizar a la clase obrera contra la guerra: tuvo la osadía de denunciar al nacionalismo como fuente de violencia y de simple tapadera de los intereses de las oligarquías nacionales. Un exaltado (según la terminología habitual) impidió que movilizara a la Internacional Socialista contra la guerra. Una vez liquidado, las posturas chovinistas de Clemenceau se impusieron en Francia y la Internacional se convirtió en humo.

Read More